¿Cómo elegir almohada?

¿Cómo elegir almohada?

Todos sabemos lo importante que es dormir bien y la elección de la almohada o del colchón es imprescindible para conseguir un buen descanso. Cada persona es un mundo y por tanto las necesidades de cada uno no son las mismas, así que no hay una almohada estándar que compra todo el mundo. Hay muchos tipos y materiales y según cómo te guste dormir deberás elegir una u otra.

Por ejemplo, la almohada de viscoelástica se amolda al peso de la cabeza y es útil para personas con problemas de cervicales ya que mantiene la correcta alineación del cuello, por tanto disminuye cualquier presión y favorece la circulación sanguínea. Son bajitas (14 cm) pero al adaptarse a tí, la cabeza se acopla y queda bien recogida. Además, este material vuelve a su estado y se recupera muy bien cuando quitas el peso de encima. Su núcleo es de material viscoelástico last foam de alta calidad e incluye una funda exterior en tejido strech con aloe vera. ¿Para qué sirve el aloe vera en la almohada? No irrita la piel y es más suave.

Hay otras opciones de viscoelástica como la viscoelástica perforada, que mantiene las mismas características pero con una mayor transpiración gracias a esas perforaciones y tiene un tacto más mullido. Y si eres de las personas que sufre mucho de las cervicales, la almohada de visco cervical está diseñada para estos casos. Es ergonómica y tiene la perfecta distribución de los puntos de contacto de la almohada con la cabeza.

Si te gusta la viscoelástica pero prefieres dormir un poco más alto, la opción puede ser la almohada viscocopos, que en lugar de ser un bloque de visco, lleva pequeños copos sueltos repartidos por toda la almohada, consiguiendo así más grosor y un precio más económico, sin perder la adaptabilidad de la viscoelástica. Anatómica, transpirable e indeformable.

La siguiente opción es la almohada de fibra, con fibra hueca cardada y siliconada y una funda de nylon no desenfundable. Es la almohada más sencilla de todas. En un principio es bastante alta pero en poco tiempo termina quedándose en la mitad. Es la más económica y por tanto  muy útil para casas de alquiler o en casos de necesitar una almohada urgente y no querer gastarse mucho.

Una de las últimas novedades del mercado es la almohada gel fresh, que combina la suavidad de la pluma, la elasticidad del látex y la suavidad del agua, además de estar fabricada con extractos de malva. Es suave, adaptable y tiene un grosor intermedio, ni alta ni baja.

Si te gusta dormir más firme y con la cabeza alta, es la almohada de látex la que te ofrece estas características. Es látex 100% y tiene un grosor de 17 cm, una gran resistencia y durabilidad, no se apelmaza y sus propiedades se mantienen durante el tiempo. Además por su estructura celular transpira muy bien.

Y por último, la almohada de tacto pluma, también para personas que buscan dormir con la cabeza alta, ya que su altura es de 17 cm. Fabricada con fibra hueca siliconada conjugada y cardada de gran volumen.

Con todos estos tipos y sus características ya puedes elegir la almohada perfecta para ti. Cuando la encuentres notarás que descansas mucho mejor.
Amueblando las ideas